Red Bull Scrapyard: Pilotos, no piratas

csanchez enero 19, 2016 No hay comentarios
alfredo-gomez-escapa-del-desguace
L

Los pilotos de trial y enduro, Adam Raga y Alfredo Gómez, se refugian en el mayor desguace de maquinaria de Europa ante las limitaciones para entrenar en el campo.

Un multicampeón del mundo de trial sin un lugar propicio donde entrenarse. Una figura internacional del Enduro extremo perseguida por cultivar su pasión. Adam Raga y Alfredo Gómez son sólo dos de los miles de pilotos de off road que padecen los problemas que genera introducir una moto de campo en su hábitat natural, algo prohibido en muchos casos. Una limitación que complica el desarrollo de estas actividades y el futuro de los deportistas y que les ha obligado a buscar alternativas, como Red Bull Scrapyard.

Adam y Alfredo se han adentrado en el corazón del desguace de maquinaria más grande de Europa, en Benavente, para demostrar lo que son capaces de hacer. Rodeados de toneladas de viejas máquinas repartidas a lo largo de 230.000 metros cuadrados, los dos pilotos han protagonizado una historia con acervo en la realidad.

“Está prohibido ir en moto por prácticamente todos los sitios que no sean carreteras, así que la situación es muy complicada. La práctica abusiva no es buena, pero creo que tampoco tiene sentido que no puedas circular por fincas privadas, cortafuegos o senderos abandonados”, comenta Alfredo. “Es muy injusto que mucha gente piense que casi somos delincuentes, que vamos destrozando la montaña. Amamos la naturaleza y estamos cuando hay que ayudar. Además, una moto de trial hace un efecto mínimo”, completa Adam.

Desde hace años, la comunidad off road ha venido reclamando una regulación para poder practicar su afición en convivencia con otras. “Me gustaría que se legislara, como la caza, por ejemplo, que cuenta con cotos en los que pagas una tasa y puedes practicarla”, apunta Alfredo, ganador este año de la prueba de Hard Enduro más extrema del mundo: la Erzberg Rodeo.

En su historia en el desguace, ambos pilotos huyen de las fuerzas de seguridad hasta el cementerio de maquinaria para entrenar, pero allí tampoco están a salvo pues son descubiertos por la seguridad del recinto. ¿Conseguirán escapar entre excavadoras, pinzas mecánicas y los restos de estas máquinas que vivieron tiempos mejores? De momento, algo tienen claro: “Es el lugar más increíble en el que hemos montado en moto”.

miniaturas-redbull

csanchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *